Quiénes somos

El carácter singular del ministerio presbiteral y la importancia del mismo para la vida de la Iglesia exigen, en quienes han sido llamados a él por el Señor, una formación específica que los capacite para vivir con todas sus exigencias este misterio de gracia y para ejercer con responsabilidad este ministerio de salvación.whatsapp-image-20160613

La Iglesia, movida por la responsabilidad que le incumbe y por el “el derecho propio y exclusivo de formar a aquellos que se destinan a los ministerios sagrados” (Código de Derecho Canónico, c. 232), reconoce la necesidad y urge el establecimiento de medios e instituciones para la formación propia de los llamados al sacerdocio. Aleccionada además por su propia experiencia histórica, la Iglesia ha comprobado, a lo largo de ella, la necesidad del Seminario Mayor como el “lugar óptimo de formación sacerdotal y el ambiente normal, incluso material, de una vida comunitaria y jerárquica” (Pastores Dabo Vobis, n. 60) con formadores consagrados a esta tarea.Teologado Ávila Misa Obispo Zamora D. Gregorio.jpg

Así pues, en el Seminario Mayor los jóvenes y adultos que desean acceder al sacerdocio encuentran el medio adecuado para el cuidado y seguimiento de la propia vocación, para el equilibrado desarrollo de su personalidad humana, para la conveniente formación espiritual y doctrinal y para la necesaria instrucción pastoral. La experiencia de la vida comunitaria y el conocimiento y vinculación entre los que están llamados a formar el futuro Presbiterio de Zamora, colaboran a su vez a descubrir en profundidad el misterio de la Iglesia y las exigencias de la fraternidad sacramental.


 

El Seminario Mayor Diocesano de Zamora es, principalmente, una familia. En ella, todos sus miembros tienen en común tres cosas:

  • UlupaNA BÚSQUEDA: Buscan realizar el sueño que Dios tiene para cada uno de ellos: ser sacerdotes.

 

  • corazonUNA PASIÓN: Todos los seminaristas tienen el mismo objetivo, la misma pasión: vivir el amor al estilo de Jesús: sin fronteras, sin límites, desde una entrega total de lo que uno es y tiene, al servicio de los demás.

 

  • punteroUN CAMINO: Para cumplir lo anterior el tiempo del Seminario se convierte en un camino o proceso que ayuda a cada seminarista a ir adquiriendo poco a poco los mismos sentimientos y actitudes de Jesús para ser, en un futuro cercano, los pastores que sirvan al pueblo de Dios.

 

comunidad