Proyecto Educativo

El SEMINARIO MAYOR busca formar pastores, a imagen del Pastor con mayúsculas que es Cristo; La formación para el ministerio presbiteral tiene varias dimensiones: humana, espiritual, intelectual, pastoral y comunitaria, que están unidas íntimamente entre sí.

En el proceso formativo del seminario no deben considerarse de ningún modo, como elementos independientes, o capítulos sucesivos. Todas ellas han de estar simultáneamente presentes a lo largo de dicho proceso y sobre la base de la formación espiritual guardan entre sí una perfecta armonía y unidad pedagógica. Lo hace así bajo las cinco dimensiones citadas:

.

  • FORMACIÓN HUMANA:form-humana

La formación humana del futuro sacerdote viene exigida, tanto por la necesaria asimilación de las virtudes propias del hombre que debe realizar todo cristiano en cuanto tal, como por la madurez humana, como que exige el ministerio al que está llamado. (PFSM 48)

El Señor Jesús, haciendose hombre, y siendo igual a nosotros menos en el pecado se constituye en modelo y fuente de la plenitud humana.


  • FORMACIÓN ESPIRITUAL:

La formación espiritual unifica y fundamenta todas lasdemás dimensiones y objetivos de la formación del form-espiritualseminarista. Una correcta formación espiritual evitará actitudes y prácticas dualistas, evasiones espiritualistas, la dispersiónpor el activismo, la reducción del funcionalismo la superficialidad, el vacío la perdida de sentido, y cualquier tipo de parcialización de la fe por su sometimiento a intereses e ideologías. (PFSM 61)

La formación espiritual ha de darse de forma que los seminaristas aprendan a vivir el trato familiar y asiduo con el Padre por su Hijo Jesucristo en el Espíritu.


.

  • FORMACIÓN INTELECTUAL:

Los estudios eclesiásticos, sin perder su carácter rigurosamente científico, tienden, por laform-intelectual finalidad propia del seminario, a que la fe de los futuros presbíteros se desarrolle en dos vertientes: la vivencia íntima, contemplación y progresiva incorporación al ministerio de Cristo; y la proyección apostólica, testimonio, acción intraeclesial, misión evangelizadora entre los alejados y no creyentes y la presencia sacramental en medio del mundo. (PFSM 91)

La formación intelectual atenderá a la vivencia personal del Misterio de la Salvación y simultaneamente a la capacitación para afrontar hoy la misión sacerdotal..


  • FORMACIÓN PASTORAL:

La razón de ser del seminario, en cualquiera de sus realizaciones, está en formar pastores. En consecuencia, todo ha de apuntar a que el seminarista aprenda a reproducir el modo de form-pastoralvivir y actuar de Cristo Pastor, en el ejercicio del ministerio. La formación pastoral por tanto, además de introducir en las actividades propias del presbítero como pastor, precisará el modo en que estas actividades han de realizarse, en función de la situación actual del mundoy de la iglesia. (PFSM 117)

La formación pastoral más que el aprendizaje de métodos y sistemas, busca la reproducción de aquél modo de estar entre los hombres que caracterizó a Cristo, Buen Pastor.


  • FORMACIÓN COMUNITARIA:

La descripción del seminario como comunidad humana, diocesana, eclesial y educativa, enform-comunitaria camino, no hace sino recoger la creciente preocupación y da pie para que pase de ser considerado un medio de formación a convertirse en una dimensión formativa que ha de ser cultivada cuidadosamente porque favorece toda la formación y evita deficiencias que pudieran aparecer. (PFSM 145)

El seminario es una comunidad cristiana, ejemplar, dónde se realiza la experiencia de la vida de la Iglesia; reproduce la experiencia formativa y comunitaria que tuvieron los 12 con Jesús. Su ideal es se una continuación en la Iglesia de la íntima comunidad de los apóstoles en torno a Jesús.

.

Trazado el camino, los seminaristas han de recorrerlo, todos, como comunidad y cada uno personalmente con la ayuda del Señor y con su propio esfuerzo.