Nuestro propio camino

20170705_081459Desde el 2 de julio,y hasta el 11 del mismo mes, algunos seminaristas mayores y menores, con más jóvenes, estamos realizando el Camino de Santiago.
Actividad realizada desde la delegación de pastoral vocacional de la diócesis de Zamora con el nombre de Sigue las flechas del camino.

Y nos aventuramos a caminar, a dejar atrás,por unos días nuestra rutina, para estar unos días caminando, en contacto con la naturaleza, encontrandonos con nosotros mismos, relacionandonos con los demás, dejando que Dios nos salga al encuentro.

Un sacerdote que nos hemos encontrado por el camino en estos días, nos dijo, que nosotros no estabamos haciendo el camino de Santiago, sino que “el camino nos estaba haciendo a nosotros”, no se equivocaba. El camino no es fácil, hay que subir, bajar, caminar sobre llano, sobre piedras, dormir poco, andar mucho… pero precisamente por ello el camino nos cambia, nos está cambiando, nos obliga a salir de nosotros, de nuestras comodidades, de nuestra rutina, de nuestro egoismo. Y nos obliga a ponermos en camino, a darnos cuenta de lo que necesitamos para caminar, de lo que utilizamos para vivir, de lo que es verdaderamente importante en nuestra vida.

Decía Antonio Machado: “caminante no hay camino se hace camino al andar”, y tenia razón, pues aunque los caminos fisicos estén ya marcados, los camino que vamos creando cada vez que damos un paso, son los caminos de la amistad, el amor, el salir de mí para dejar que entre el otro… aún queda mucho camino por delante, rezar por nosotros, que nosotros ya lo hacemos por vosotros.

Seguimos buscando las flechas de nuestros propios caminos.