Con el Papa en Fátima (crónica)

El pasado sábado 13 de mayo el papa Francisco peregrinó al Santuario de la Virgen de Fátima, en Portugal, con motivo del 100 aniversario de la aparición de la Virgen María a 3 pastorcillos. Un seminarista de 3º curso, Antonio Rodríguez, estuvo allí, conjuntamente con miles de personas, acompañando al Santo Padre. Allí, en Fátima el papa canonizó a los dos de los pastorcillos a los que se les apareció la Virgen. Nos relata su experiencia:

WhatsApp Image 2017-05-14 at 11.41.19 (3)Tras un largo viaje, por fin llegamos a Fátima. Ya  en el interior del Santuario era impresionante ver como gran cantidad de peregrinos de todo el mundo esperaban ansiosos la mañana anterior a que comenzaran los actos.

De la mañana del sábado, destacaría el rezo del Rosario, antes de la misa; medio millón de peregrinos unían sus voces para, en diferentes lenguas, dirigirse a María. Tras el rosario salió la imagen de la Virgen del Rosario de Fátima, desde su “capelinha” en procesión, para recorrer todo el recinto del Santuario hasta llegar al altar mayor, para disponerse a celebrar la eucaristía  donde el papa Francisco canonizó a dos de los Pastorcitos a los que se les apareció la Virgen; el papa nos invitaba a seguir el ejemplo de los ya, santos más pequeños de la Iglesia.

En la homilía, el papa, nos animó a no olvidar que tenemos una Madre en el Cielo: “Queridos peregrinos, tenemos Madre, tenemos una Madre, una Señora muy bella, como decían los pastorcitos”. Nos invitó también a fijar nuestros ojos en Jesús, el Hijo de Dios nacido de María y a saber que él es nuestra esperanza: “Como un ancla, fijemos nuestra esperanza en esa humanidad de Jesús, nacida de María y colocada en el cielo a la derecha del Padre”. Por otra parte no pudo ocultar su deseo de ir a ese lugar y nos confesaba: “No podía dejar de venir aquí para venerar a la Virgen Madre y confiarle a sus hijos e hijas. Bajo su manto, no se pierden”.WhatsApp Image 2017-05-14 at 11.41.18 (2)

Nos invitó una vez más a ser portadores de esperanza y paz para los demás, así lo decía el lema del año jubilar, en el 100 aniversario de las apariciones de la Virgen:

Con María, peregrino de la esperanza y la paz” 

Una gran experiencia, en familia, escuchando las palabras del Papa que nos animan a seguir en el camino del seguimiento del Señor, y siempre de la mano de María, la que siempre nos lleva a Él y que como el mismo papa dijo: “la Virgen no es una santita a la que acudir buscando gracias baratas, sino que es la Madre de Jesús, la primera que siguió a Cristo por el ‘camino estrecho’ de la cruz dejándonos ejemplo, La ‘Bienaventurada porque ha creído’ siempre y en todo momento en la palabra divina”

Ha sido un viaje corto, de tan solo un día, pero que me ha servido para fortalecer mi amor a María, sintiéndonos todos los peregrinos verdaderos hermanos de Cristo, y por lo tanto, verdaderos hijos de María.

Galería fotográfica

Antonio Rodríguez